Search

Encontrando al terapeuta ideal para ti


gif

Lidiar con problemas de salud mental es bastante difícil, ¡pero encontrar el terapeuta adecuado requiere un esfuerzo adicional! Permíteme compartir algunas ideas sobre cómo puedes elegir a alguien que sea adecuado para ti:


1. Sé específico en tu búsqueda.


Hay muchas plataformas y aplicaciones de terapia diferentes para ayudarte en tu búsqueda (por ejemplo, Psychology Today, Inclusive Therapists, Headway, BetterHelp, Open Path). Independientemente de lo que elijas, intenta utilizar la opción de filtro si no ofrecen un sistema de parear. Al buscar al terapeuta adecuado, utiliza términos que sean específicos y significativos para ti. Por ejemplo, las palabras "LGBTQIA+, Matrimonio, Español, Minoría, Trauma, Religión" van a permitir resultados más específicos que están más en sintonía con lo que estás buscando. Ten en cuenta que puedes tener una idea de lo que quieres antes de buscar. Por ejemplo, si experimentaste un evento traumático con un hombre y te sientes incómoda/o con los hombres, es posible que desees filtrar tu búsqueda para buscar terapeutas femeninas y/o no binarias.


2. Mira los perfiles de los terapeutas que te llaman la atención.


Con esto no quiero decir que tengas que encontrar atractivo al terapeuta. Quiero decir que a veces tenemos un presentimiento, y está bien aceptarlo. --> ¿Parece a una persona que pueda ayudarme? > ¡Explora! --> ¿Siento que esta persona podría desencadenar algunas respuestas emocionales a un problema que tengo? > ¡Próximo!


3. ¡Lee, lee, lee!


Los terapeutas nos tomamos el tiempo para escribir nuestros perfiles. Deben estar en referencia a nuestro trabajo y lo que podemos hacer por ti. También tratamos de atraer a los clientes que están dentro de nuestras áreas de especialización. ¡Así que lee lo que tenemos que decir! Si aún no está seguro pero está intrigado, verifica si tienen un sitio web adjunto a su perfil que pueda ofrecer más información sobre este terapeuta. Esta información debería darte una idea de si esta persona podría ser lo que estás buscando.



4. ¡Haz todas las preguntas que necesites para sentirte bien!


Es posible que te sorprenda saber esto, pero puedes hacer preguntas antes de comprometerte a alguien. Algunos terapeutas ofrecen una consulta gratis. Esta es una excelente manera de conocer un poco a esta persona y hacer preguntas dirigidas a tus necesidades. Por ejemplo, si necesita trabajar con un trauma del pasado, puedes preguntarle al terapeuta cómo trabaja con eventos traumáticos específicos. Muchos terapeutas también quieren aprender más de ti para poder ajustar su estilo a tus necesidades. También nos gusta saber si recibiste terapia antes y si fue una buena o mala experiencia. No queremos saber para aprender sus nombres y chismear, sino para no hacer lo mismo contigo, sumando a otra mala experiencia para ti. O para saber las cosas que funcionaron, para que podamos integrarlas en nuestro trabajo juntos. Si los terapeutas que encuentras no ofrecen una consulta gratuita, puedes hacer estas preguntas por correo electrónico.


5. Explora las tarifas a fondo.


Mucha gente se entera de una tarifa y huye. ¡Espera un segundo! Puedes preguntar por otras opciones. Muchos terapeutas ofrecen escalas de precio, así como otros recursos. También podemos ayudarte a conectar con recursos que podrían ser útiles si decides no trabajar con nosotros. Pero debes de saber que esas tarifas existen por una razón. Nos tomamos nuestro trabajo en serio y hemos estudiado mucho y duro para poder hacer lo que hacemos. También luchamos por poder ofrecer precios asequibles, porque entendemos que no todos pueden pagar una tarifa alta. Así que no tengas miedo de preguntar antes de decidir.


6. Toma tu tiempo antes de tomar una decisión.


Ya sea que hayas hecho tus preguntas o te haya reunido con el terapeuta para una consulta, debes de saber que no tienes que decidir en el momento. Puedes tomarte tu tiempo para pensar en toda la información que se te ha presentado, o incluso para continuar tu búsqueda, antes de decidir hacer una cita.


7. Date tiempo para procesar la nueva relación terapéutica.


Una vez que hayas tomado tu decisión y hayas comenzado a ver a tu terapeuta, permítete tiempo para crear una relación. Con suerte, se establecerá una conexión de inmediato, pero a veces conlleva un poco más de tiempo hacer "click" con tu terapeuta, ¡y eso está bien! Trata de despejar tu mente de cualquier prejuicio que puedas tener sobre la terapia, o sobre cómo debería ser tu terapeuta, y evalúa tu proceso actual. Recuerda que la terapia puede volverse incómoda, porque la salud mental es difícil de tratar. Si le has dado algo de tiempo y todavía no te siente bien con el terapeuta, te animo (¡a pesar de lo aterrador que suene!) a que se lo hagas saber a tu terapeuta. Debe de estar dispuesto a explorar lo que no funciona y, con suerte, encontrar una solución, pero si no, al menos darás paso a una terminación adecuada y tal vez algunas referencias a otros terapeutas.

0 views0 comments